Detectives Gran Vía: El modelo de negocio de de Agencia Gran Vía, detectives privados ®, es el de un despacho clásico, cercano y accesible a todo tipo de economías. Se encuentra localizado céntricamente para facilitar a nuestros clientes la gestión del servicio, y dispone de sede física propia con sala de juntas y todas las medidas necesarias para garantizar profesionalidad, confidencialidad y discreción a todos nuestros clientes.

Agencia Gran Vía, detectives privados se ha convertido en un modelo a seguir en investigación privada, consolidándose como despacho de referencia gracias a las exigencias de calidad con las que trabajamos, muy por encima de los standares establecidos, a la formación de los profesionales que forman parte del organigrama de nuestro negocio, y a la infraestructura y conocimiento adquirido durante los últimos 10 años como marca (2004-2014).

Agencia Gran Vía, detectives privados, es el resultado de más de 50.000 horas de servicio profesional a empresas y particulares, y más de un millar de servicios prestados en todas las áreas de práctica del derecho.

MISION

Nuestra única misión es prestar a nuestros clientes un servicio de máxima calidad. Poder hacerlo aportando todas las garantías posibles y en un marco basado en la confianza y el trato personalizado.

Trabajamos día a día en un ciclo de mejora continua, para agilizar los procesos y poder aportar cada vez mayor garantía de profesionalidad e inmediatez en la puesta en marcha y ejecución de todos nuestros servicios.

VISION

Nuestra visión es consolidarnos como un despacho de referencia en el ámbito nacional e internacional. Queremos expandir nuestro negocio a las principales ciudades para acercar todavía más al cliente nuestra infraestructura, y agilizar así la resolución de sus problemas.

Trabajamos con una ESTRICTA POLÍTICA DE VALORES, aferrados a un código ético propio, priorizando la buena praxis ante cualquier aspecto económico. En nuestro despacho no aceptamos encargos profesionales cuyo fondo sea contrario a la ética, o pretenda vulnerar algún derecho de las personas.